martes 22.10.2019
 Inicio   Economia   Internacionales   Informacion General   Mujer   Tecnologia   Salud 

Informacion General
EL SUCESOR ¿Quién será?
 
LA RIOJA (Nueva Rioja por Julio Aiub).- El manejo del poder efectivo está en los genes de la especie humana como en muchas otras. Por eso son tan apasionantes los momentos en que se llega al cambio de poder. Porque eso es lo que sucede tanto a nivel nacional como provincial: no sólo elegiremos nuevos gobiernos, sino que habrá un cambio de manos en el ejercicio concreto del poder. Aún en el remotísimo caso de que volviera a ganar Macri, él también tendrá que manejar el poder de otra forma.

Con la selección de Ricardo Quintela como candidato por el lado del oficialismo gobernante, y por el otro, con Beder Herrera como opositor, comenzó a gestarse un nuevo escenario que desembocará obligadamente en un nuevo estilo de ejercicio del poder. Gane quien gane. Y si se diera el remotísimo caso del triunfo de Julio Martínez, el cambio sería aún mayor.

Aunque Beder y Quintela insistan que su enemigo a ganar es Martínez y el modelo macrista, toda la ciudadanía sabe que los dos sectores justicialistas buscan derrotarse mutuamente. Mucho se especula con que Beder “se bajará” pero todos saben que no es así, ni aunque se lo pida Alberto Fernández. El candidato presidencial ya le ofreció la ANSES (o un cargo ejecutivo en ella) cuando estuvo vez pasada, pero Beder lo declinó.

Fernández y Beder son viejos conocidos. Kirchner lo envió a Fernández, cuando Beder había acorralado al gobernador Maza, para hacer que el entonces vicegobernador y jefe de gabinete, desistiera de su actitud. Obviamente no lo logró. Y Beder alcanzó el poder efectivo. Beder insiste que según “las encuestas”, él va adelante. Pero aunque supiera en su fuero íntimo que es al revés, tampoco se bajaría. Aunque no haya foto con Cris. Conoce su capacidad y olfatea que puede lograr alzarse con el triunfo, si logra armar ciertas circunstancias. Pero sobre todo siente el embriagador aroma de la venganza. Y la venganza es el placer de los dioses.

Esas circunstancias que está armando Beder están basadas en los intendentes y diputados. Prácticamente igual que el oficialismo, aunque éste tiene una espada más, fuerte y voluminosa: el entramado de la gran cantidad de reparticiones oficiales. Sabe que él es bien recordado en el interior, donde es débil Quintela. Bien práctico, a Beder no le interesa que tanto intendentes como diputados le griten su apoyo, sino que el día del comicio, le pasen votos a su favor por debajo de la mesa. Total, no sería ni la primera ni la última vez que lo hagan. ¿Traición? Hábito, lo entienden mejor en el justicialismo.

Pero esto también lo sabe el oficialismo. Por eso ayer mismo, Quintela, acompañado de Tere Madera, se reunió con un grupo de diputados, donde curiosamente estuvo el chileciteño Lázaro Fonzalida, que había declarado su apoyo a Beder, pero que también está interesado en destronar a Silvia Gaitán de aquella comuna. Madera se hizo visible esta vez porque aparentemente habría esquivado el embate de Puy Soria quien “sugería” al novel ministro Santander como su vice en el Concejo Deliberante.

Así como lo hicieron gobiernos anteriores, éste también sabe que sobre todo los jefes comunales, necesitan fondos para mantenerse en el poder, sobre todo si quieren continuar y cuantas más colectoras tengan, más fondos insumen. Aquí surgen los interrogantes de siempre: ¿cuánto insume cada campaña, en cada nivel? ¿De dónde salen los fondos? Pero hay un detalle sumamente importante: la provisión de fondos, no asegura el estricto cumplimiento de la palabra empeñada. Y el resultado se sabrá recién cuando se haga el escrutinio definitivo. Tarde ya.

Beder también pivotea sobre un dato de las Paso: la diferencia entre Fernández-Fernández y la lista de diputados nacionales es de 22.000 votos. Una cifra a tener en cuenta a nivel provincial. Y si bien Beder no podrá llevar la lista nacional pegada, bien puede distribuir sólo la presidencial (sin diputados nacionales) junto con la suya a gobernador. Y no pierde las esperanzas de poder sumar a Paredes Urquiza. Porque hay que leer los discursos de todos en las distintas redes –sobre todo Twitter- y colegir con suerte.

El quintelismo, consciente de su responsabilidad, está debatiendo y buscando una forma de llegar a la clase media, tan arisca para ellos. Entienden que ahí está una de las claves para asegurar el triunfo.

Pero en la oposición, a pesar de sus bemoles internos, existe la seguridad, porque ya sucedió en otras elecciones, de que el oficialismo se divide para polarizar dentro de sí, siendo todo una gran puesta en escena y que al día siguiente de las elecciones volverán a juntarse como si no hubiese pasado nada. A decir verdad, no es descabellado. Los Fernández estarían contentos. Los dos les suman. Le levantarían la mano al ganador, le dan algo al perdedor y listo! Y aunque la pelea sea en serio… ¡siempre fuimos compañeros!


 

Agrandar Texto
Achicar Texto
Enviar por mail
Formato de Impresión

 

 


Agrandar Texto
Achicar Texto
Enviar por mail
Formato de Impresión
 
 
Copyright © 2009 La Rioja a Pleno - Todos los derechos reservados.