domingo 21.7.2019
 Inicio   Economia   Internacionales   Informacion General   Mujer   Tecnologia   Salud 

Mujer
Las mujeres piden sitio en las fábricas
 
Asociaciones y representantes políticas de la comarca reclaman a las empresas que incorporen personal femenino a las cadenas de producción - Los colectivos exigen que se cumplan las leyes de igualdad y aseguran que ambos sexos están capacitados para el trabajo físico.


La denuncia de los sindicatos de Asturiana de Zinc, que acusan a la empresa de vetar a las mujeres en los procesos de selección de personal para los puestos de producción, ha servido para abrir la espita de la polémica. Asociaciones y representantes políticas de las áreas de la mujer de los distintos ayuntamientos de la comarca aseguran que el caso de Azsa no es un hecho aislado y afirman que la gran mayoría de las multinacionales con factorías en la zona no cuentan con mujeres en su plantilla de obreros o emplean a un número casi insignificante en comparación con el de hombres. «Las mujeres sólo estamos en las oficinas o limpiando, hay leyes que se cumplen a rajatabla, como la del tabaco, y otras que están de adorno para las empresas, como la de igualdad en el ámbito laboral», explicó Ángeles Castellanos, secretaria de la asociación para la reinserción laboral de mujeres «Xurtir»

Las mujeres consultadas por este diario aseguran que las grandes empresas siempre han sido la mayor fuente de empleo de la comarca y las que ofertan los puestos más seguros, por lo que se sienten discriminadas. «En los tiempos que corren todavía hay empresas que piensan que las mujeres no estamos preparadas para asumir trabajos físicos, ¿no es bastante trabajo físico levantar a una persona enferma de una cama si trabajas en ayuda a domicilio?», se preguntó Castellanos, que añadió: «Lo que pasa es que las mujeres por hacer eso cobramos 700 euros y los hombres en las fábricas bastante más de el doble. No se puede permitir».

Marta Fernández, de la asociación Mujeres en Igualdad, también fue bastante tajante. «No se puede consentir que las plantillas estén ocupadas por menos de un cinco por ciento de mujeres como en el caso de Azsa. Nosotras consideramos esta postura excesivamente machista y retrógrada y creemos que no se corresponde con la realidad en la que aspiramos vivir las mujeres del siglo XXI». En el mismo sentido se expresó Ángeles Muñiz, del colectivo de Mujeres Progresistas. «Las empresas, en muchos casos, ponen excusas tontas para no contratar a mujeres, que a veces demuestran que están mejor preparadas para trabajar que los hombres. Los políticos deberían exigir que se cumplan las leyes de igualdad que promueven», solicitó.

Yasmina Triguero, edil del área de la Mujer en el Ayuntamiento de Castrillón, se centró en el caso de Azsa. «Queremos mantener una reunión con los responsables de la empresas porque está claro que tienen que presentar un plan de igualdad. En casos como este hay que hacer uso de la discriminación positiva para aminorar el impacto de la desigualdad», aseguró. Triguero tiene claro que «los sistemas no están funcionando» y asegura que las grandes empresas «están cerrando un campo laboral muy importante para las mujeres». Silvia Nogueira, concejala de la Mujer en Corvera, considera que la situación es «muy peligrosa» y afirma que «no se puede permitir el veto a la mujer en ningún puesto de trabajo porque es anticonstitucional. El Gobierno tiene que hacer cumplir la ley a las empresas» . Paula Bartolomé, responsable del área en Avilés, también fue consultada por este diario, pero no quiso hacer declaraciones.

 

 

Lne.es


 

Agrandar Texto
Achicar Texto
Enviar por mail
Formato de Impresión

 

 


Agrandar Texto
Achicar Texto
Enviar por mail
Formato de Impresión
 
 
Copyright © 2009 La Rioja a Pleno - Todos los derechos reservados.