lunes 15.10.2018
 Inicio   Economia   Internacionales   Informacion General   Mujer   Tecnologia   Salud 

Economia
La economía paralizada
 
La disparada del dólar, que acumula en los últimos veinte días un alza del 15,8 por ciento, dejó sin referencia a la industria para actualizar sus listas de precios.

A esto se suma el exorbitante nivel de tasas de interés que aplicó el Banco Central para detener la corrida, lo que interrumpe la cadena de pagos del sector privado, principalmente de la pequeña y mediana empresa. El resultado es el congelamiento de toda operación a la espera de que haya más claridad respecto del rumbo. “Es el momento de mayor incertidumbre en muchísimos años”, afirmó el presidente de la Cámara Industrial de las Manufacturas del cuero y Afines (CIMA) e integrante de la Confederación Empresaria Argentina (Cgera). “Este mes de mayo la actividad no existió. Va a terminar con un parate tremendo”, se sumó Guillermo Moretti, titular de la Federación de Industriales de Santa Fe (Fisfe). Otra limitante es el desplome de ventas, que impide el traslado al consumidor del impacto de la devaluación sobre listas de precios que ya se pactan directamente en dólares.

En momentos de alta volatilidad cambiaria, el acopio y la especulación vía precios fue siempre una relación constante en la Argentina. Sin embargo, el ritmo vertiginoso que tomó la suba del dólar desde fines de marzo y las medidas para contener la corrida directamente paralizaron las operaciones de varias ramas del sector industrial. “Hoy no hay precio porque, aún los que tienen sus listas en dólares, no saben qué valor de la divisa tomar al momento de pagar”, detalló Moretti.

Si bien la situación complica tanto a grandes empresas como a pymes, son estas últimas las más perjudicadas. Los productores de chapas y acero, las compañías químicas y los proveedores de insumos importados, como metales no ferrosos y grumos de PVC o polietileno tienen su lista en dólares, con lo que se actualizan sobre la marcha del billete verde. “Una cosa es cuando se es monopolio o muy grande y otra es cuando intento como pyme llevar el precio a pesos. Si traslado tal cual la suba del dólar, los distribuidores no me compran”, reseñó el industrial santafesino. “La mayoría está igual. Lo hemos vivido un montón de veces, va a terminar siendo un mayo sin actividad”, agregó. Las cadenas comerciales comenzaron a mostrar también cierta preocupación. “Todavía no tenemos problemas de abastecimiento, pero los inconvenientes que están teniendo los proveedores los vamos a tener más adelante. La cadena es así”, dijeron a PáginaI12 desde una cadena de hipermercados.

En la actividad de sectores sensibles, como marroquinería, calzado y textiles, los problemas son aún mayores por la suba de tasas que aplicó el Gobierno para frenar, sin éxito, la corrida cambiaria. “Si me preguntas qué nos pega más, tasa o dólar, te contesto tasa”, dijo Aguilar. El empresario explicó que el impacto en el costo de la negociación de cheques, principal herramienta para financiarse en el corto plazo que tienen las pymes, “va a romper la cadena de pagos por un tiempo”. “El Banco Nación, de referencia del sistema, suspendió la compra de cheques y el resto de las entidades –sin esa guía– los cambiaban a 45 por ciento. Con estas tasas y un dólar que sube un peso todos los días, ¿cómo puedo pagar con cheques al proveedor?”, cuestionó el empresario. “Por ejemplo, en nuestro sector el cuero vale 20 dólares el metro. El precio no varió, pero el dólar subió tres pesos”, dijo Aguilar.

Al actual escenario de incertidumbre respecto de los costos se adiciona el desplome de las ventas, las cuales también se explican por la decisión de los consumidores de reducir sus gastos. “No los estuvimos trasladando hasta hoy a precios por la caída de las ventas, pero eso no va a durar mucho tiempo. Esta devaluación sí o sí va a terminar en precios”, adelantó el empresario, quien aseguró que bajo este escenario “está imposible producir”. “Tengo la fábrica casi paralizada y ya tengo hasta problemas para pagar salarios”, argumento el titular de CIMA. Otro sector que también reflejó problemas de abastecimiento de insumos para la construcción, lo que terminará frenando emprendimientos privados en marcha o por arrancar, que se suma al congelamiento de obra pública que dispuso el Gobierno para achicar el gasto.


 

Agrandar Texto
Achicar Texto
Enviar por mail
Formato de Impresión

 

 


Agrandar Texto
Achicar Texto
Enviar por mail
Formato de Impresión
 
 
Copyright © 2009 La Rioja a Pleno - Todos los derechos reservados.