domingo 27.5.2018
 Inicio   Economia   Internacionales   Informacion General   Mujer   Tecnologia   Salud 

Tecnologia
Advierten que medir la presión con el celular no es seguro
 
Ningún método de medición con sensores colocados en teléfonos inteligentes ha sido validado de acuerdo a estándares internacionales, destaca la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial.

Un sensor óptico capaz de medir la presión arterial es una de las novedades que incorpora el Galaxy S9, el último teléfono inteligente de Samsung que acaba de desembarcar en el país. A raíz de eso, la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA) emitió un comunicado en el que advierten sobre la fiabilidad de los sensores de los smartphones, y recuerdan que la medición de la presión arterial debe hacerse con equipos validados, utilizando la técnica correcta.

“Hasta el día de hoy ningún método con sensores colocados en smartphones ha sido validado de acuerdo a estándares internacionales, y por ende no podemos asegurar que las mediciones que realizan sean confiables”, afirma Pablo Rodríguez, miembro de la comisión directiva de la SAHA. El profesional, no obstante, sostiene que eso no impide que quien cuente con un equipo con esa característica pueda utilizarlo para registrar su presión arterial, “pero cualquier valor que se tome con él debería ser convalidado por una medición tradicional en las condiciones adecuadas antes de generar una consulta médica o provocar una alarma innecesaria”.

Desde la SAHA destacan, no obstante, que el S9 no es el único teléfono celular con tensiómetro -también lo trae el módulo Lenovo Vital para la familia Moto Z de Motorola, ejemplifican- y sostienen que desde la institución no rechazan las innovaciones tecnológicas. “Este tipo de desarrollos generan hoy más ruido que utilidad, pero es de esperar que en los años venideros estas técnicas se perfeccionen y permitan obtener lecturas de presión arterial válidas”, considera Rodríguez.

Para medirse la presión con el S9 es necesario descargar la aplicación My BP Lab, desarrollada en conjunto por Samsung y la Universidad de California San Francisco (UCSF). La app aprovecha el sensor óptico innovador disponible en los S9 y S9 + y proporciona a los usuarios que se unan al programa información sobre sus niveles de estrés y presión arterial. “Este sensor óptico está integrado en el dispositivo y permite que la presión arterial sea medida directamente por el teléfono inteligente sin ningún hardware externo”, sostiene un artículo publicado en febrero por la universidad. La aplicación requiere para su configuración el ingreso de datos básicos de salud, tras lo cual se puede realizar la medición colocando el dedo en los sensores próximos a la cámara.

Considerando que la única forma de hacer el diagnóstico de hipertensión arterial es tomándose la presión, Rodríguez sostiene que “cualquier forma de control en principio tiene un impacto positivo”. No obstante la medición mediante métodos como los que plantean los nuevos teléfonos móviles “todavía no son lo suficientemente confiables como para hacer el diagnóstico, y debe ser corroborada mediante mediciones tradicionales”.

Para los usuarios de estos dispositivos, Rodríguez recomienda evitar registrar la presión arterial ante momentos de estrés, situaciones emotivas o en presencia de dolor, “porque en todos estos casos se desencadenan reacciones relacionadas con la alarma que hacen subir transitoriamente la presión arterial y pueden inducir a error y a reacciones urgentes generalmente innecesarias”. Otra cosa que se debe evitar es caer en la “presuromanía”, ya que los pacientes al poseer un equipo al alcance de la mano que registra con facilidad la presión arterial podrían verse tentados a controlarse en diferentes circunstancias varias veces al día, generando una dependencia de los valores de presión arterial “claramente contraproducente”.

El reciente Consenso Argentino de Hipertensión Arterial planteó pautas para una correcta medición arterial dentro y fuera del consultorio. “Entre las recomendaciones figura que las mediciones se deben hacer siempre por duplicado y sin redondeos; si hay más de 5 mmHg de diferencia se deben considerar más mediciones”, explica Marcos Marín, secretario de la SAHA. “Fuera del consultorio se recomienda el MAPA de 24 hs (monitoreo ambulatorio de la presión arterial) y el MDPA (monitoreo domiciliario de la presión arterial), siendo ésta última una práctica de cada vez mayor uso, ya que empodera al paciente y por tanto mejora la adherencia al tratamiento antihipertensivo”, añadió.

El nivel de control de la presión arterial elevada en la Argentina es muy pobre. Casi cuatro de cada 10 desconocen ser hipertensos y sólo uno de cada cuatro hipertensos está bien controlado, destaca el comunicado de la sociedad científica, que durante este mes llevará adelante la campaña “Conocé y controlá tu presión arterial” en varios centros de salud del país.

 


 

Agrandar Texto
Achicar Texto
Enviar por mail
Formato de Impresión

 

 


Agrandar Texto
Achicar Texto
Enviar por mail
Formato de Impresión
 
 
Copyright © 2009 La Rioja a Pleno - Todos los derechos reservados.